Dia Mundial de oración por las vocaciones. 25 Abril


MENSAJE DEL PAPA
Dios ve el corazón (cf. 1 Sam 16,7) y en San José reconoció un corazón de padre,
capaz de dar y generar vida en lo cotidiano.
Las vocaciones tienden a esto: a generar y regenerar la vida cada día.
El Señor quiere forjar corazones de padres, corazones de madres;
corazones abiertos, capaces de grandes impulsos,
generosos en la entrega, compasivos en el consuelo de la angustia
y firmes en el fortalecimiento de la esperanza.
Esto es lo que el sacerdocio y la vida consagrada necesitan,
especialmente hoy, en tiempos marcados por la fragilidad
y los sufrimientos causados también por la pandemia,
que ha suscitado incertidumbre y miedo sobre el futuro y el mismo sentido de la vida.
San José viene a nuestro encuentro con su mansedumbre,
como santo de la puerta de al lado; al mismo tiempo,
su fuerte testimonio puede orientarnos en el camino.